domingo, 27 de agosto de 2017

Colapso posterior de mordida

La oclusión (relaciones de contacto entre los dientes),  es un conjunto de fenómenos muy complejos en los que están involucradas tanto la dentadura como los huesos y músculos del aparato masticatorio.  Cada diente tiene una forma y posición estratégica dentro de la oclusión de manera que las fuerzas al masticar recaigan correctamente sobre cada pieza dental. Así, se consigue mantener un equilibrio entre los dientes, labios y lengua.
   El colapso posterior de mordida es una maloclusion del adulto y es la pérdida gradual del soporte posterior debido a una inadecuada inclinación axial de los dientes posteriores. Esto deriva en una transmisión inadecuada de las fuerzas masticatorias.


¿Cuáles son los signos que nos indican que existe un colapso posterior de mordida?

Si existe una alteración en la estabilidad oclusal, ésta será valorada mediante una valoración intraoral por parte del ortodoncista y un análisis de una radiografía panorámica donde se observará una inclinación hacia adelante de los dientes posteriores.

Existen varios motivos por lo que se puede generar un colapso posterior de mordida:
-   Pérdida de dientes posteriores sin que sean reemplazados
-   Cualquier alteración que provoque la pérdida o desgaste de la estructura dentaria como caries, bruxismo o fracturas.
-   Pérdida de contactos interproximales.
-   Enfermedad periodontal: pérdida del soporte óseo de los dientes.

¿Cómo se trata el colapso posterior de mordida?
Antes de empezar un tratamiento con ortodoncia en el paciente adulto, el paciente debe tener muy buen control de higiene, con un mantenimiento periodontal riguroso que elimine cualquier indicio de inflamación.
El objetivo del tratamiento de ortodoncia en adultos será volver a recuperar la posición inicial de los molares devolviendo así el soporte posterior perdido, es decir, el ortodoncista intentará enderezar los dientes volcados de forma que las fuerzas masticatorias recaigan correctamente sin producir daño.
Tras finalizar el tratamiento de ortodoncia, se colocará una retención removible para mantener la posición de los dientes. En casos en los que el colapso posterior haya sido causado por la ausencia de una pieza no reemplazada, una vez finalizada la ortodoncia se procederá a la rehabilitación protésica de los espacios posteriores.

Recuerde que la dentadura no está formada por piezas independientes entre ellas sino que todos los dientes forman parte de un equilibrio y la pérdida de una de estas piezas supone un desorden y un desequilibrio tanto a nivel dental como de las demás estructuras que forman el aparato masticatorio.

domingo, 18 de junio de 2017

¿ Porqué se cambian los alineadores Invisalign cada 15 días?

Actualmente un alto porcentaje de nuestros pacientes en Ortodoncia Tres Torres se decanta por tratamientos de ortodoncia estéticos como Invisalign. Este tipo de ortodoncia funciona mediante el cambio secuencial de un número de alineadores que llevan la información de movimiento para cada diente. 
Pero ¿quién establece el ritmo de recambio de dichos alineadores?  Muchos de nuestros pacientes sienten la fuerza del alineador durante la primera semana y después refieren que  los alineadores están pasivos como “si no les estuvieran haciendo nada”.  Entonces, ¿Por qué no cambiar los alineadores cada semana y de esta forma acortar el tiempo de tratamiento?

Para entender esta cuestión hemos de remitirnos a algunas bases biológicas que explicaremos de manera sencilla.


El diente es una estructura que está fijada a un hueso mediante un ligamento periodontal formado principalmente por fibras de colágeno, vasos sanguíneos , terminaciones nerviosas, células indiferenciadas y líquidos hísticos. 


Cuando nosotros aplicamos una fuerza sobre un diente, este ligamento periodontal se comprime en un lado y se tensa en el otro produciendo unos cambios en su flujo sanguíneo.  Esta tensión-compresión activa la llegada a través de  los vasos sanguíneos de células específicas para el movimiento dental. En el lado de la presión llegarán células destructoras de hueso (osteoclastos) y en lado de la tensión, células formadoras de hueso (osteoblastos).


¿Qué pasa si aplicamos fuerzas intensas? 

Ante una fuerza intensa,  el ligamento periodontal se verá comprimido totalmente de forma que colapsará los vasos sanguíneos. Al no llegar sangre, las células responsables de movimiento del diente tampoco llegarán con la misma facilidad y se producirá un daño en el tejido adyacente.  Si la fuerza aplicada va disminuyendo hasta cesar del todo, permite al ligamento periodontal que se recupere de ese daño provocado.  Está demostrado que el movimiento dental se produce entre los 7-10 días tras la aplicación de la fuerza y se necesita un periodo igual o mayor de descanso para la regeneración y reparación del ligamento antes de poder activar de nuevo las fuerzas.



 De modo que cuando tu ortodoncista espacie el tiempo entre las activaciones de tus aparatos, simplemente está respetando la biología de tus dientes para no provocar daños irreparables y no deseados. 

lunes, 5 de junio de 2017

Ortodoncia Tres Torres en "La Vanguardia" !!

El pasado 25 de mayo del 2017 se publicó un artículo en "La Vanguardia" donde se hablaba principalmente de la Ortodoncia invisible en Barcelona. En el artículo el Dr Fernando de la Iglesia comentaba las ventajas e inconvenientes de cada técnica así como las ventajas de la digitalización en la exactitud de los tratamientos de ortodoncia. En este link se puede acceder al articulo

http://www.lavanguardia.com/vida/20170525/422860073404/brackets-no-ven.html?utm_campaign=botones_sociales_app&utm_source=whatsapp&utm_medium=social




miércoles, 17 de mayo de 2017

Dientesretenidos o impactados y Ortodoncia

   Los dientes incluidos están presentes en la población en un porcentaje relativamente alto. Un diente incluido es aquel que permanece dentro del hueso habiendo llegado su época normal de erupción.  Dentro de este concepto se debe diferenciar:

-   Diente retenido: cuando no existe barrera física o posición anormal que le impida seguir la erupción fisiológica.  Un diente puede estar retenido sin haber llegado a erupcionar o una vez ya ha aparecido en la cavidad oral.


- Diente impactado: aquel cuya erupción está considerablemente retrasada debido a una barrera física o una posición anormal del diente que indica que no va a proseguir. 



Los dientes impactados más frecuentes son:

- Tercer molar inferior (35%)
-   Caninos superiores (34%)
-   Tercer molar superior (9%)
-   Segundo premolar inferior (5%)
-   Caninos inferiores (4%)
-   Incisivos centrar superior (4%)

   La mayoría de los dientes incluidos no presentan ningún tipo de dolor al paciente y pueden llegar a ser hallazgos casuales en algunos casos. Es por ello que una visita temprana al ortodoncista puede ayudar a identificarlos de forma precoz y actuar consecuentemente.


   Los terceros molares inferiores, aunque son los dientes que con mayor frecuencia se impactan (35%), no requieren de un especialista en ortodoncia para su tratamiento ya que por regla general son extraídos en caso de que su pronóstico sea desfavorable y causen molestias al paciente.  Estos dientes se empiezan a formar entre los 8-10 años de edad, llegando a su completa formación alrededor de los 20 años.  Por tanto, en una primera revisión de un niño al inicio del recambio dental, el ortodoncista puede no detectar la presencia aún de los terceros molares, pero no descarta que se puedan llegar a formar.  La decisión o no de extraerlos, se tomará cuando el paciente tenga todos los dientes definitivos y se pueda valorar si interfieren o no en la oclusión o si tienen espacio para erupcionar correctamente.

   Por otro lado, los caninos superiores son los dientes impactados que requieren con más frecuencia de un tratamiento ortodoncico. Son varias las causas que producen una alteración  de la correcta erupción de los caninos definitivos y normalmente van asociados a otras alteraciones como incisivos laterales pequeños o ausentes, paladares estrechos  y falta de espacio.  

   El canino permanente erupciona a la edad de los 11-12 años pero hacia los 9 años ya se puede palpar en boca.
Es muy importante un diagnóstico precoz en estas situaciones para poder actuar rápidamente e intentar redirigir naturalmente el canino a su posición correcta. 
Ante un canino  ya incluido que por sí solo no va a erupcionar, se deberán estudiar varios factores que nos ayudarán a decidir el mejor tratamiento. Factores como su posición y edad del paciente nos harán decantar hacia la abstención de tratamiento, la reubicación ortodóncica o la extracción del mismo. 
   Si los factores son favorables, la decisión de reubicar el canino en su posición correcta mediante la tracción ortodóncica es la más recomendada por los ortodoncistas. No hay que olvidar que los caninos son unos de los dientes más importantes de la dentición permanente, tanto desde el punto de vista funcional como estético.










lunes, 6 de marzo de 2017

Artículo en la revista Periodoncia Clínica

En el 2016, uno de los artículos que los Dres Fernando de la Iglesia y Oriol Quevedo fue en la revista especializada Periodoncia. El título del artículo fue " Extrusión ortodoncica para la creación de un lecho implantar: presentación de un caso clínico". En este artículo explican paso a paso como extruir un diente desahuciado para la posterior colocación de un implante de forma conservadora y predecible.







lunes, 6 de febrero de 2017

Utilidad de los Microtornillos en Ortodoncia


 
Cuando planificamos cualquier tratamiento ortodoncico en Ortodoncia Tres Torres, siempre hacemos una planificación de como debemos mover los dientes y en que medida.

En ortodoncia, el movimiento dental ocurre debido a la aplicación de fuerzas. Para que estas fuerzas produzcan un cambio en la posición dental, es necesario un adecuado soporte o anclaje. El anclaje ortodoncico se define como la resistencia al movimiento dental indeseado. Éste puede venir de otros dientes o de estructuras óseas.
Cuando se utilizan otros dientes como anclaje, una fuerza igual y opuesta recae sobre ellos, con lo que también se produce un movimiento. En algunos casos, este movimientorecíproco está buscado. Pero otras veces, la estabilización del anclaje es crítico.




  

La utilización de microtornillos como método de anclaje absoluto, permite anular los movimientos colaterales no deseados durante el movimiento ortodoncico.


Los microtornillos son de titanio tipo 5 ( no se osteointegran) y pueden ser de tipo autoperforante o los que necesitan del uso de una fresa previa para su inserción. La gran variedad de diámetros y longitudes permiten insertarlos en cualquier zona, dentro de las áreas más seguras para su estabilidad. 

Su diámetro varía entre 1.3mm y 2mm y la longitud puede ser de 6mm hasta 12mm.

Las zonas más comunes para su colocación son:

-    Espacio entre las raíces de los dientes de la mandíbula y el maxilar
-    Tuberosidad maxilar (zona donde erupcionan las muelas del juicio superiores)
-    Sutura palatina
-    Superficie inferior de la espina nasal anterior
-    Trígono retromolar (zona donde erupcionan las muelas del juicio inferiores)

Su colocación es relativamente sencilla y solo se requiere una dosis muy pequeña de anestesia. Una vez colocado el microtornillo, se puede aplicar las fuerzas  directamente sin esperar tiempo de estabilización.  Dependiendo del movimiento que queremos llevar a cabo, aplicaremos sobre el microtornillo más o menos fuerza. Desde 20gr para la intrusión de un diente hasta 200gr para la retracción de un sector anterior.   En estas imágenes se puede observar algunos ejemplos de microtornillos colocados en boca.


Aunque existen pocas contraindicaciones para el uso de microtornillos hay que comentar que pacientes con corticales muy delgadas no permiten una buena retención y por tanto la posibilidad de fracaso del microtornillo aumenta. Asimismo, la mala higiene oral propicia la inflamación e infección de la zona lo que conlleva nuevamente a la pérdida del microtonillo.


No obstante, la buena elección del paciente, junto con la buena elección de diámetro y longitud del microtornillo, hacen que el uso de este anclaje óseo nos permita obtener muy buenos resultados ortodoncicos sin la necesidad de la colaboración del paciente.