miércoles, 30 de abril de 2014

¿A qué edad debo llevar por primera vez a mi hijo al dentista? ¿A qué edad debo colocar los aparatos de ortodoncia a mi hijo?

Tal y como comenta la Asociación Americana de Odontopediatría,  la primera visita de un niño con el dentista debe ser
con la aparición de los primeros dientes de leche, a partir del primer año de vida.
Puede parecer una edad muy temprana, pero la toma de contacto con el especialista en salud dental y oral a esta edad será fundamental para iniciar un hábito de higiene y cuidado, un protocolo de control y una importante prevención.

COMO EDAD LÍMITE PARA REALIZAR ESTA PRIMERA VISITA CON EL DENTISTA U ORTODONCISTA, DIREMOS QUE A LOS 5 O 6 AÑOS TODOS LOS NIÑOS Y NIÑAS DEBERÍAN HABER SIDO VISITADOS Y CONTROLADOS POR LO MENOS UNA VEZ.

El cuidado de los dientes de leche es vital, pues es importante que el niño aprenda a
comer y masticar correctamente, aprenda a hablar y a relacionarse mediante la sonrisa y la expresión facial. Además, la posible aparición de caries en los dientes de leche puede afectar a la formación y erupción de los dientes definitivos, y la perdida prematura de dientes temporales implicará la necesidad de colocar algún aparato de mantenimiento para conservar el espacio hasta la aparición de los definitivos.      

         


Si realizamos los controles periódicos de prevención tal como hemos comentado, el propio dentista u ortodoncista será quien nos aconseje sobre cuándo y cómo empezar el tratamiento de ortodoncia a nuestro hijo o hija. Lo ideal es hacer la primera radiografía oral (Ortopantomografía) a los 6 años de edad para poder controlar la erupción y posibles anomalías. 

Normalmente, los tratamientos mediante aparatos fijos (brackets), suelen posponerse hasta la aparición de todos los dientes definitivos, es decir sobre los 12 o 13 años. Creemos que debe ser así, puesto que si se colocan los aparatos con 8 o 9 años, antes de la aparición de todos los dientes definitivos, el tratamiento se alargará innecesariamente durante 4, 5 o 6 años.

Existen algunos problemas que el ortodoncista debe identificar, como la presencia de un paladar estrecho (ojival), o la falta de espacio para la correcta erupción de los dientes y muelas definitivas, en los cuales puede ser necesario realizar un tratamiento temprano colocando algún aparato de uso temporal (será necesario llevar el aparato únicamente durante 8 a 12 meses). 
Estos problemas suelen ser de tipo esquelético, por lo tanto es importante tratarlos antes de que el niño finalice el crecimiento. Por eso creemos necesario ver a los niños y niñas a la edad de 6 años, para valorar el estado de desarrollo y maduración esquelética y prever la necesidad o no de uso de este tipo de aparatos.


lunes, 14 de abril de 2014

Artículo Publicado en la Revista de la Sociedad Española de Ortodoncia

Los Dres Oriol Quevedo y Fernando de la Iglesia han publicado en el último número de la Sociedad Española de Ortodoncia ( Enero-Marzo 2014) un artículo hablando sobre la técnica de Ortodoncia lingual. En él explican los diferentes métodos para alinear y nivelar los dientes con Ortodoncia Lingual, así como tipos de brackets y consejos para el ortodoncista.

lunes, 7 de abril de 2014

Curso de Microtornillos impartido por el Dr Fernando de la Iglesia para el Master de Ortodoncia del Hospital San Juan de Dios de Barcelona

El pasado viernes dia 4 de abril, el Dr.Fernando de la Iglesia, impartio un curso sobre la utilización de los microtornillos en ortodoncia, hablando sobre las diferentes aplicaciones especialmente en el caso de caninos incluidos y en la utilización de los mismos como ayuda en los movimientos esqueléticos.




martes, 1 de abril de 2014

MALOCLUSIÓN DE CLASE III. Mordida anterior invertida.


En ortodoncia, hablamos de maloclusión de clase III cuando un paciente presenta una mordida invertida respecto a la normalidad, es decir cuando sus dientes encajan al revés, con los inferiores sobrepasando a los superiores y dando un aspecto facial de mandíbula prominente.


clase3-ortodoncia-quirurgica


La maloclusión de clase III puede ser causada por uno de estos tres factores:


-        Deficiencia maxilar (el hueso del maxilar superior es pequeño ya que no se ha desarrollado lo suficiente durante la edad de crecimiento).
-        Exceso de tamaño de la mandíbula (maxilar inferior). Se produce un exceso de desarrollo durante la edad de crecimiento del paciente.
-        Combinación de ambas situaciones, una falta de desarrollo del maxilar superior y un exceso de crecimiento de la mandíbula.

Antiguamente se pensaba que las mordidas de clase III eran principalmente por un hiperdesarrollo de la mandíbula, pero hoy en día sabemos que en la mayoría de casos el problema está en la parte de arriba, es decir, que existe un déficit maxilar por falta de desarrollo de este hueso. 

Las maloclusiones de clase III podemos encontrarlas tanto en niños como en adultos.

El diagnóstico precoz de este tipo de deformidad maxilofacial es de gran importancia para poder realizar un tratamiento temprano mientras el paciente está en crecimiento, y de esta forma solucionar el problema antes de que finalice el desarrollo óseo y los cambios ortopédicos de los huesos ya no sean posibles ni efectivos.



Tratamiento Ortopédico Temporano de Clase III esquelética

Cuando el diagnóstico y tratamiento precoz no se ha realizado, el paciente crecerá y se desarrollará perpetuando el problema o deformidad ósea presente, y una vez finalizado el crecimiento adolescente, ya no será posible el tratamiento ortopédico.
En estos casos de maloclusión de clase III en adultos sin crecimiento, el tratamiento debe ser mediante la combinación de tratamiento de ortodoncia y realización de una cirugía ortognática para mover los huesos y colocarlos en su posición correcta

Tratamiento Ortodoncico-Quirurgico de Maloclusión de clase III esquelética